tiempo para ser feliz

 ¿Cuánto tiempo libre necesitas para ser feliz?

Tu felicidad depende de tu tiempo

¡Ni tan calvo, ni con 2 pelucas! La realidad es que tener demasiado tiempo libre no es la clave de la felicidad,
pero tampoco dedicar todo el día a trabajar obsesionadas con la productividad y el dinero lo es.

Me levanto todos los días a las 7 de la mañana, me tomo mi café y trabajo un rato en las tareas que requieren más concentración, entreno mi mente durante 20 minutos y luego salgo a entrenar mi cuerpo, al menos 4 días a la semana.

Al regresar, me ducho, hago la cama (súper importante), pongo un poco de orden en mi habitación y regreso al escritorio para revisar los bloques de tiempo de mi agenda y ajustar las tareas para empezar a atender a mis clientas (algunas de ellas muy madrugadoras).

Entre sesión y sesión… llego a las 12, la hora de parar y disfrutar de un plátano o naranja y sigo con la mañana, escuchando los avances de mis clientas o haciendo gestiones propias de mi empresa.

Comparto la mesa con mi compañero y socio y hablamos de cualquier cosa que no sea trabajo (un pacto que hicimos hace años), como y sigo trabajando o salgo a alguna reunión presencial.

¡Nunca me aburro!, porque si no estoy preparando alguna formación o webinar, estoy aprendiendo y experimentando las cosas que descubro en el mundo fascinante de la neurociencia y de los avances y herramientas de IA para mejorar cada día y ofrecer a los demás; o compartiendo con mi familia alguna aventura.

Para cerrar el ciclo, vuelvo a mi agenda para acomodar lo que ha tenido que cambiarse para otro momento y hago una valoración de mi efectividad… Kaizen o mejora continua, así lo llaman los japoneses.

Son las 8 de la noche, así que es hora de saber cómo ha ido el día de mis hijos y padres. Hacemos conferencias familiares, me preparo algo ligero para cenar y busco algún programa de entretenimiento para desconectar, tic tac tic tac… mi reloj biológico avisa de que hay que irse a descansar.

Pero hace 4 años no era así. Terminaba el día y sentía que no había tenido ni un momento para mí. La gente que me rodeaba, y me importaba; se quejaba de mi falta de atención y de que nunca les escuchaba. El tiempo libre para “no hacer nada” era un lujo que no sabía permitirme.

En los últimos años, he aprendido muchas cosas que me dan el tiempo de disfrute que merezco para mi y para los míos. Aprendí que trabajar sin bloques de descanso, no solo no era nada productivo sino que, además, no sientes que tengas tiempo libre de calidad para ti misma.

Solo sentirás que te cuidas en el rato de caminata o gimnasio y hay días en los que ni te da tiempo a ir.

¿Te imaginas como sería una vida con la mitad de obligaciones y el doble de tiempo libre? Pero… ¿cuánto tiempo libre necesitamos para ser felices?

Según las últimas publicaciones de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de California del estudio “Tener muy poco o mucho tiempo está relacionado con el bienestar subjetivo” publicado en la revista Journal of Personality and Social Psychology, existe una relación entre la felicidad y el tiempo que dedicamos a hacer cosas que de verdad nos apetecen. Sean las que sean. Puede ser pasear, darte una ducha relajante, pintar, bordar, tomar un café con amigas o leer, entre muchas otras.

Para averiguar cuánto es el tiempo libre que necesitamos al día para ser felices, se entrevistaron a más de 35.000 estadounidenses que detallaron cómo fueron sus últimas 24 horas y cuál era su estado de felicidad.

Examinaron la relación entre su cantidad de «tiempo discrecional» (con actividades como ver la tele, socializar, pasar tiempo en familia o no hacer nada); y cómo de satisfechos estaban con sus vidas.

Algunos de los resultados más destacados son: tener un promedio diario de entre dos y tres horas libres nos hace felices, porque conseguimos desconectar, descansar y disfrutar sin llegar a sentirnos abrumados por no ser lo suficientemente productivos.

Por otro lado tener menos de dos horas de tiempo libre al día provoca demasiado estrés para ser feliz y tener más de cinco horas de tiempo libre al día reduce la felicidad porque nos sentimos poco productivos.

Además, no solo importa la cantidad de tiempo libre sino cómo lo empleamos, tal y como afirma el estudio.

Cuando el tiempo libre se utiliza con un propósito concreto, hacer deporte en equipo o ayudar a los demás, por ejemplo, aumenta la percepción de felicidad. Lo mismo que ocurre si pasamos ese tiempo con otros o solos haciendo algo que nos apasiona.

Puedes ganar 30 horas libres al mes

¡Es cuestión de números! Esta es una reflexión que hago en el Programa FOCUS con los participantes a los que entreno para ganar 30 horas libres al mes para el resto de sus vidas:

Dormimos una media de 7 horas diarias. En comer, hacer nuestras necesidades y vestirnos, pongamos unas 3 horas al día. 8 horas más que pasamos trabajando y 2 para ir y venir al trabajo. Una hora al día en acomodar el desorden casero o en hacer tareas relacionadas como ir a la compra o hacer la comida (en el mejor de los casos).

Tenemos 21 horas ocupadas, lo que nos deja 3 horas libres al día, siempre que no tengas que hacer de Mama-taxi o acompañar a tus mayores, que sumarían más horas a la ecuación.

Ahora…imagina que trabajas más de 8 horas casi siempre, lo cual entre otros aspectos negativos se ha asociado con un mayor riesgo de depresión. Seguro que esas 3 horas de margen, se te escapan como agua entre los dedos y no sabes ni a donde se van.

Conciliar la vida personal y laboral pasa por tener tiempo para nosotras/os y para descansar, de la forma que sea, pero este no es el único estudio que evidencia que necesitamos tiempo libre. El estudio  publicado en Sage Journals afirma que la gente más feliz tiene más tiempo y menos dinero. Tal y como refleja la investigación realizada a 100.000 trabajadores, aquellos dispuestos a renunciar a ganar más dinero a cambio de tiempo libre, experimentaron “relaciones sociales y carreras más satisfactorias, así como más felicidad”. Es más, el estudio asegura que las personas que priorizan el tiempo sobre el dinero tienen una mejor calidad de vida.

Eso tampoco significa que tener todo el tiempo libre del mundo nos haga más felices. Esta investigación descubrió que cuando las personas están ocupadas tienden a ser más felices que aquellas que no tienen nada que hacer, y que tiene que ver mucho con la felicidad de sentirnos a gusto con nosotros mismos.

Como pasa con muchas cosas en la vida, en el equilibrio está la auténtica felicidad.

Es por eso que te recomiendo hacer un presupuesto de tu tiempo y analizar en qué estas empleando cada minuto, reestructurar tu agenda y dejar bloques de tiempo para “no hacer nada” o hacer lo que te gusta. Verás que las horas que estás trabajando son más productivas y que hasta te sobra tiempo para compartir con otros.

Si quieres que te acompañe, únete a FOCUS, el programa en el que te doy mi tiempo para que recuperes el tuyo.

Vamos juntas.

Solo hace falta tu compromiso y el Programa de entrenamiento FOCUS, con el que verás la diferencia en los primeros 3 meses del 2024.

¿Preparada/o?
¡Vamos Juntas!

 

 

You must be logged in to post a comment